Search
  • Carlos Arroyo

Sunday Service, boletín dominical.

El año pasado comencé un boletín semanal llamado Sunday Service. Escribirlo, editarlo y enviarlo es una de las actividades que más disfruto todas las semanas. Hasta el momento van 22 ediciones que han salido puntualmente cada domingo y lo interesante de aventarse el paquete de escribir un newsletter es que uno se obliga a encontrar algo útil qué compartir, ya sea en la forma de un texto o ensayo, o en la forma de enlaces al contenido de otros creadores.


Quise seguir mi instinto de lanzar este boletín porque me parecía un poco frustrante encontrarme todos los días con contenido interesantísimo (textos, podcasts, videos de Youtube, películas y shows de Netflix) y no hacer nada con ello. En realidad, lo mínimo que se puede hacer es recomendárselo a alguien más y explicar brevemente por qué. Un paso más allá (y algo muy deseable) es tomar notas de lo que vamos aprendiendo de todo lo que consumimos cada semana y extraer los puntos importantes, hacerlo convivir con nuestra perspectiva individual y transformarlo en un contenido totalmente nuevo.



Nos guste admitirlo o no, la mayoría de nosotros somos consumidores pasivos de todo lo que el internet nos avienta. Es posible pasar horas haciendo "doomscrolling" en Instagram, Twitter y Tik Tok y olvidar todo lo que vimos al día siguiente o incluso algunas horas después. No es nuestra culpa, hasta cierto punto. Como muy elocuentemente lo explicó el documental The Social Dilemma, hay todo un equipo de expertos en tecnología, psicología y neurociencias detrás de cada app que usamos para secuestrar nuestra atención de la manera más eficiente posible.


La única defensa que tenemos ante este arsenal de tecnología apuntando a nuestro cerebro (si no queremos abandonar por completo las redes sociales) es convertirnos en consumidores más intencionales, concientes y proactivos. Es decir, tomar acciones pequeñas para digerir lo que consumimos y recordarlo más adelante. Ésta ha sido una de las batallas más importantes que he tenido con mi consumo de información. Me impresiona lo poco que recuerdo de todo lo que he leído, visto y escuchado en los últimos años.


Por este motivo creo que Sunday Service se ha convertido en esa herramienta que me permite pausar y no sólo consumir contenido pasivamente sino entrar a las redes con una actitud más deliberada: entrar a las redes a buscar qué recomendarle a mis suscriptores, y no sólo a recibir lo que el algoritmo quiere que vea. Estoy convencido de que los newsletters están tomando mucha fuerza entre creadores y editoriales porque escencialmente representan contenido curado, planeado, delimitado, contrario al huracán de las redes.


Por supuesto, muy a menudo caigo en el doomscrolling, por eso digo que es una batalla.


Me pareció buena idea compilar todas las recomendaciones que han salido en el Sunday Service (ya más de 100) para referencia rápida si en algún momento están cansadxs de su feed y buscan algo que - como dicen por ahí - ya va calado.


Aquí el link: Recomendaciones Sunday Service.