Search
  • Carlos Arroyo

Sobre mi intención de aprender a programar.

Hace varios años (2013) me encontré con el video que dejo a continuación, el cual despertó en mí la chispa de aprender a programar, o al menos de intentarlo.

Y lo intenté, pero muy rápido me di cuenta de que sería más complicado de lo que había anticipado. Yo había pensado que sería como aprender un idioma, un proceso que me encanta y con el que estoy muy familiarizado. Sin embargo, aunque efectivamente la programación es un lenguaje, no pude trasladar mi facilidad con los idiomas al mundo de los lenguajes de programación.


Poco tiempo después, abandoné mis aspiraciones de aprender a programar. Llegué a la conclusión precipitada de que no era algo para mí. Me justifiqué diciendo que en realidad nunca he sido una persona demasiado técnica. Me encanta lo que la tecnología puede hacer para que mi vida sea más rápida, entretenida y productiva, pero nunca había tenido la cosquilla de entender cómo se le hace para que la computadora haga tal o cual cosa.


Hasta ahora.


Ocho años después aquí estoy, intentándolo de nuevo. Pero esta vez - como sería de esperarse - con un nuevo enfoque. Ahora entiendo por qué en todas las ocasiones anteriores en las que lo intenté (porque fueron varias) no lo había logrado ni un poquito: porque no tenía claro para qué quería aprender eso. No tenía un interés más allá de la programación en sí misma. Es decir, estaba viendo la programación como la meta, cuando en realidad debí haber visto que la programación es sólo el medio para llegar a un destino. En los años anteriores nunca hubo un destino.


El destino que encontré hace poco y que se ha convertido en mi más reciente obsesión se llama: arte generativo. El cual es arte que ha sido creado a través de instrucciones de código. Se trata de una colaboración artística con la máquina. La parte humana agrega las instrucciones generales + un aspecto aleatorio que la máquina se encargará de interpretar "a su gusto". Apenas estoy rascándole a la superficie de este mundo fascinante y pocas cosas me tienen tan intrigado como aprender más de todo esto.


Mi propósito en los próximos meses es aprender a hacer arte generativo.

Finalmente encontré por qué quiero aprender a programar.