Search
  • Carlos Arroyo

El día que empezamos a ver.


No recuerdo bien cuándo empecé a fascinarme por esto o de dónde lo saqué, pero se ha convertido en una escena de película en mi mente. Es una verdadera clavadez, pero ahí les va la escena:


Hace miles de millones de años, cuando sólo existía vida en los oceános del planeta (recuerden que todos venimos del mar), la estructura de dichos seres vivos aún no desarrollaba ojos, es decir, aún no desarrollaba la capacidad de ver. Pensemos en eso un momento, hubo un periodo de miles y miles de años en los que nadie ni nada podía ver. Este planeta y todas sus maravillas permanecieron no vistas durante milenios. He escuchado a personas describir este periodo como la época en la que el planeta era ciego. Pero tengo mis dudas, porque a mi parecer la "ceguera" no existía. No se puede no tener lo que no existe aún.


Continuemos.


De pronto, poco a poco, como lo indica la evidencia científica evolutiva, ocurrieron mutaciones genéticas en los primeros organismos de tal suerte que les permitían detectar luz y sombra. Dicha fotosensibilidad le dió una gran ventaja evolutiva a los organismos que la tenían. Pero todavía durante cientos (tal vez miles) de generaciones, dichas especies aún no veían, sólo podían percibir la luz. Sin embargo, dada la ventaja que representaba esta habilidad, sólo aquellos que tenían esos genes pudieron continuar reproduciéndose.


Avancemos miles de años. (Claramente no soy un científico evolutivo ni biólogo.)


Tuvo que llegar un día en el que la complejidad de las estructuras oculares era tal que, ¡BOOM!, una especie marina abrió los ojos y vió el mundo por primera vez. El planeta fue visto por primera vez. Qué momento más crucial.


No me queda duda de que ese momento tuvo que ser determinante en el desarrollo evolutivo de todas las especies del planeta. El día que ese ser marino abrió los ojos y entendió que había un mundo exterior es la escena que se reproduce en mi mente a menudo cuando no tengo mucho qué hacer. Es mi película favorita.


Por supuesto, las cosas fueron mucho más complejas que eso. Para aprender más sobre el proceso de la evolución del ojo, recomiendo los siguientes videos: